El Gran Telescopio Canarias descubre una pequeña y remota estrella gracias a OSIRIS

Investigadores del IFCA han participado en el diseño del instrumento, que ha permitido el descubrimiento del objeto más lejano de su clase detectado hasta hoy en la Vía Láctea

El Gran Telescopio CANARIAS (GTC), el mayor y más avanzado telescopio óptico-infrarrojo del mundo, ubicado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos, en la isla de La Palma y que fue inaugurado el pasado 24 de julio de 2009, ha descubierto una pequeña y remota estrella. Con una décima parte de la masa del Sol, justo en la frontera entre las estrellas y las enanas marrones, un nuevo objeto celeste de miles de millones de años de edad acaba de ser descubierto como el más lejano de su clase detectado hasta hoy en la Vía Láctea. Bautizada como ULAS1350, esta subenana podría convertirse en una de las piezas clave para entender las primeras etapas de la historia de nuestra galaxia.

El equipo de astrónomos europeos responsables del descubrimiento, integrado por miembros del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y del Centro de Astrobiología (CAB), tan solo necesitó 35 minutos de observación para analizar el objeto con el Gran Telescopio Canarias (GTC), ubicado en el Observatorio del Roque de los Muchachos de la isla de La Palma. Esta publicación es la primera basada en datos del mayor telescopio óptico-infrarrojo del mundo.

ULAS1350 ha sido clasificada como una subenana de tipo L y representa la quinta de su clase conocida hasta la fecha y la primera confirmada con el GTC. Debido a su pequeño tamaño y baja masa, más parecidos a los de un planeta gigante que a los de una estrella del tipo solar, estas subenanas resultan buenas candidatas para la búsqueda de planetas extrasolares. La reliquia estelar en cuestión se encuentra a una distancia del Sol de entre 300 y 550 años luz, unos cien años luz más lejos que sus cuatro homólogas.

El equipo de la investigación está conformado por Nicolas Lodieu, por parte del IAC, y por María Rosa Zapatero Osorio, Eduardo Martín, Enrique Solano y Miriam Aberasturi, por parte del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA). El instrumento con el que se ha realizado este descubrimiento es OSIRIS, una cámara y espectrógrafo de luz visible, que permite obtener información física de los astros a partir del estudio de los colores de la luz. OSIRIS ha permitido observar en el rango visible los rasgos más importantes de este objeto tan débil.

El investigador José Ignacio Gónzalez Serrano ha participado desde su origen en el equipo responsable del diseño de OSIRIS, en particular como responsable del diseño del software de usuario de del instrumento. Tanto él como Alberto Fernández Soto, también investigador del Instituto de Física de Cantabria, forman parte del equipo responsable de la definición de los objetivos científicos de este instrumento

 

GTC.

Archivo: 

Instituto de Física de Cantabria
Edificio Juan Jordá
Avenida de los Castros, s/n
E-39005 Santander
Cantabria, España

facebook twitter

El Instituto de Física de Cantabria es un Centro Mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Universidad de Cantabria.

Desarrollo de Suomitech en drupal