El Ministerio de Educación y Ciencia nombra al investigador del IFCA Xavier Barcons jefe de la delegación española en el Observatorio Europeo Austral ESO

La entrada de España en este órgano permitirá su participación en la construcción de grandes telescopios

Tras un proceso de negociación que comenzó en 2004 España es actualmente uno de los 12 países miembros del European Southern Observatory (ESO), que es el Centro Europeo para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Sur. El 13 de febrero de 2006 la Ministra de Educación y Ciencia y la Directora General de ESO firmaron en Madrid los términos del acuerdo que habían alcanzado. 

Ayer 17 de Abril de 2007, la Ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, y la Directora General de ESO, Catherine Cesarsky, han presentado  públicamente en Madrid la adhesión de España a ESO, una vez concluidos todos los trámites (ver la nota de prensa del Ministerio de Educación y Ciencia en http://www.mec.es/multimedia/00003296.pdf).

Cada uno de los países que forman parte de este organismo cuenta con dos delegados en el Consejo, es decir, en el órgano de gobierno del ESO. En el caso español el jefe de la Delegación Española es el investigador del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Cantabria (UC), Xavier Barcons. En virtud de este nombramiento por parte del Ministerio de Educación y Ciencia, Barcons se encargará de coordinar las actuaciones de España en ESO.

“Después de coordinar la parte técnica de las negociaciones, ahora que somos miembros de pleno derecho me han nombrado jefe de la Delegación en España”, ha explicado Barcons. Estas negociaciones, se produjeron entre los años 2004 y 2005, mientras el investigador del CSIC ocupaba el cargo de Gestor de Proyectos Nacionales de Astronomía y Astrofísica.

 

Funciones del Consejo

Las diferentes delegaciones de los 12 países europeos que componen el ESO están formadas por dos representantes: uno con poder de decisión y un científico. Sin embargo, en el caso de España ambos representantes se dedican a la investigación astronómica y astrofísica.

Entre las últimas decisiones tomadas por el Consejo del ESO está la elección del nuevo director general del organismo, el Profesor Tim de Zeeuw, cuyo nombramiento se hará efectivo a partir de septiembre de 2007. Por otra parte, este órgano de gobierno ha creado un grupo de trabajo de ‘Estrategia Científica’ con la finalidad de preparar las pautas a seguir en la investigación mundial de astronomía. Para ello, elaboraran las ideas y caminos hacia los que se dirigirá el ESO en el futuro.

 

Grandes telescopios

El Plan Nacional de I+D+I (2004-2007) recoge de forma explícita entre sus objetivos la entrada de España en el ESO en el Programa de Astronomía y Astrofísica, reconociendo su importancia para el correcto desarrollo de la investigación en estas disciplinas.

La entrada en ESO supone para España, sobretodo, su participación en proyectos de construcción de los grandes telescopios del futuro a medio plazo, unos 10 años. Este tipo de iniciativas “son muy costosas y no se pueden asumir por un país, ni por pequeños consorcios”, según Xavier Barcons. Por ello, el único modo de asumir este tipo de avances científicos relacionados con la observación astronómica es a través del ESO.

Asimismo, se pretende poner en marcha la construcción de un telescopio gigante de 40 metros de diámetro. Un proyecto en el que España tiene mucho interés no sólo por lo que supone científicamente, sino porque tras la construcción del telescopio GTC en Canarias cuentan con una gran experiencia, recursos y avances en lo referente a colaboración y participación de empresas. Con todo ello, las entidades colaboradores han adquirido “conocimientos y tecnologías de gran utilidad para otros proyectos”, ha afirmado el jefe de la Delegación Española de ESO.

En el ámbito científico se pueden destacar otras ventajas como la europeización de la Astronomía Española, mantener y mejorar el nivel de investigación en este campo, acceder a instrumentación puntera y variada en igualdad de condiciones que el resto de los países que componen el ESO, acceso al hemisferio Sur para el estudio de zonas de cielo hasta ahora de complicado paso, formación de científicos y técnicos en un organismo líder en el mundo, participación en el proyecto E-ELT y poder participar, también, en la ‘Gran Ciencia’, ya que sólo con instrumentación avanzada es posible llegar a obtener grandes hallazgos  científicos.

 

Operar desde Chile

ESO cuenta en la actualidad con 12 miembros: Alemania, Bélgica Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza. Además, la República Checa está, actualmente, ultimando sus trámites de adhesión. Sus oficinas centrales están ubicadas en Garching (Alemania). Sin embargo, allí sólo se realizan labores administrativas, ya que los tres observatorios de los que dispone el ESO se encuentran en Chile. El observatorio de La  Silla, ubicado a 600 Km al norte de Santiago de Chile a 2.400 metros de altura; el del Paranal, a 130 km al sur de Antofagasta y a 2.600 metros de altitud, y el del Llano de Chajnantor, cerca de San Pedro de Atacama y a unos 5.000 metros sobre el nivel del mar.

Para ESO trabajan alrededor de 600 personas repartidas en todas sus instalaciones, su producción científica supera los 500 artículos anuales en revistas con  árbitro y su presupuesto anual ronda los 120 millones de Euros, cuyas aportaciones se realizan en proporción al PIB de cada estado miembro.

Instituto de Física de Cantabria
Edificio Juan Jordá
Avenida de los Castros, s/n
E-39005 Santander
Cantabria, España

facebook twitter

El Instituto de Física de Cantabria es un Centro Mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Universidad de Cantabria.

Desarrollo de Suomitech en drupal